Periodoncia

Cuida tus encías con nuestros tratamientos de Periodoncia

La periodoncia es la especialidad de la odontología que trata las enfermedades periodontales, infecciones que causan daño en los tejidos que recubren los dientes.

¿Qué es la Periodontitis?

La periodontitis destruye todos los tejidos que sostienen al diente: encías, hueso y ligamento periodontal.

 

En esta enfermedad, comúnmente denominada «piorrea», las pérdidas de tejido son irreversibles y progresivas. Con el tiempo, las bacterias crean un espacio entre el diente y los tejidos de sostén que los especialistas llaman bolsa periodontal.

 

Sin una correcta higiene bucal, sus síntomas se muestran en seguida:

  • Halitosis o mal sabor de boca de forma constante.
  • Inflamación o enrojecimiento de las encías.
  • Sensibilidad o sangrado de la zona.
  • Dolor o molestias al masticar.
  • Movimiento de dientes al tacto.
  • Hipersensibilidad dental.
  • Encías retraídas o separadas de los dientes, cuando la infección avanza.

Tratamiento Periodontal

El tratamiento periodontal consta de varias fases.

 

Primero realizamos un estudio periodontal valorando tu caso a través de radiografías y explorando a fondo tus encías.

 

A continuación efectuamos una limpieza bucal en profundidad, para eliminar la placa y los depósitos de sarro de los dientes y la línea de la encía.

 

Después realizamos los llamados curetajes (raspados y alisados radiculares) eliminando las colonias bacterianas de las bolsas periodontales. Al ser un tratamiento más invasivo, generalmente se realiza con anestesia local en dos sesiones de unos 30 a 45 minutos.

 

Por último programamos las revisiones y el mantenimiento, realizando un seguimiento continuado en nuestra clínica. Si la mejora en tus encías se mantiene durante tres meses más, tendrás dos visitas de mantenimiento al año. En ellas realizaremos las limpiezas y curetajes que ya te hemos explicado.

Recesión Gingival

En las recesiones gingivales la encía se retrae dejando al descubierto partes del diente que antes estaban ocultas bajo la encía. Las causas de esta pérdida aparente de tejido gingival pueden ser varias:

  • Predisposición genética.
  • Enfermedad periodontal (gingivitis).
  • Por un cepillado muy agresivo en la práctica de la higiene dental.
  • Una tracción excesiva causada por el frenillo.
  • Alteraciones de la posición normal de los dientes (maloclusión).
  • Una encía débil o delgada.
  • Bruxismo.
  • Restauraciones dentales en contacto con la encía.
  • Hábitos como morderse las uñas o morder todo tipo de objetos.
  • Tratamientos de ortodoncia incorrectos.
  • Alteraciones de la anatomía oral a causa de procedimientos quirúrgicos.

 

Hay que tener en cuenta que el tejido gingival no se regenera por sí solo; pero en la actualidad hay diferentes técnicas quirúrgicas con las que se puede lograr su reconstrucción:

  • Injerto gingival libre de paladar.
  • Injerto de tejido conectivo.
  • Colgajo de reposición lateral.
  • Colgajo de reposición coronal.
  • Regeneración tisular guiada.

Te ayudamos

a mejorar tu sonrisa